Conócenos

La historia del Gee-Bee, un pequeño avión que venció a otros más grandes y potentes en el prestigioso trofeo Thompson celebrado en EEUU en 1930, recoge ciertos paralelismos con nuestra filosofía y forma de trabajar. Por un lado, nuestra motivación, creatividad y pasión por el trabajo que realizamos es el potente motor que nos mueve para afrontar con éxito cualquier tipo de proyecto. Por otro, nuestra estructura flexible y bien cohesionada genera una respuesta coordinada, ágil y efectiva que nos permite competir con grandes las estructuras de nuestro sector. Esta es nuestra filosofía y la llamamos Gee-Bee, una idea que todos compartimos, seguimos a diario y que nos capacita para volar tan alto como nos propongamos.